Noticias

Rehabilitación de pavimentos asfálticos fisurados por reflexión

Los pavimentos asfálticos son estructuras compuestas por diversas capas de distintos materiales, diseñadas para servir a los usuarios durante el período del proyecto asegurándoles confort y seguridad. El pavimento asfáltico debe ser considerado como una estructura monolítica, donde las diferentes capas que componen la estructura distribuyen los esfuerzos generados por las cargas del tráfico. Al final de la vida útil, el pavimento debe pasar por una restauración que restablezca sus condiciones tanto estructurales, como funcionales. La evaluación del pavimento es una etapa muy importante para decidir la solución de restauración que se elegirá. La evaluación continua aporta elementos para la planificación y la toma de decisiones para la ejecución de intervenciones asertivas, buscando un mejor desempeño del pavimento, además de promover estándares de confort, seguridad y capacidad estructural.


Considerando que muchos pavimentos asfálticos presentan fisuras por fatiga prematura y que la construcción de refuerzos sobre los pavimentos fisurados ha llevado a la rápida reflexión de estos patrones de fisuras preexistente en las capas restantes, se han venido buscando nuevas tecnologías para retardar estos problemas. Con frecuencia aún se suele adoptar como solución para la rehabilitación de pavimentos deteriorados por fisuras, la superposición de capas de material asfáltico denso, con el fin de impermeabilizar el pavimento, reducir las irregularidades y aumentar su vida útil. Esta técnica, sin embargo, puede conllevar problemas adicionales tales como la alteración en el grado, el cambio en las pendientes necesarias para el sistema de drenaje, además del desperdicio de material de alta calidad que rápidamente sufre el deterioro por las fisuras presentes en el revestimiento remanente, las que tienden a reflejarse en la nueva capa de mezcla asfáltica.


El fresado y la recomposición de espesor parcial de la capa fisurada también ha sido adoptada como medida paliativa en el tratamiento de la fisuración, a pesar de la baja expectativa de vida de dicha técnica. Las investigaciones internacionales han demostrado que es necesario sustituir el 70% del grosor de la capa fisurada para que la mitigación en la reflexión de las fisuras sea efectiva. En ese contexto, es importante entender acerca de las energías relacionadas con la absorción y la disipación de tensiones para determinar el espesor que se empleará.


La fisuración generalizada de revestimientos asfálticos puede atribuirse de una forma simplificada a: (i) la fatiga del propio material asfáltico en pavimentos con base de comportamiento puramente granular, o (ii) la reflexión de fisuras de capas subyacentes en ruina en pavimentos con bases cementadas. La indicación del proceso de restauración más eficiente depende de la identificación de las causas de la fisuración.


Se han estudiado varias soluciones para mitigar el problema de la reflexión de fisuras en las capas nuevas de revestimiento, entre ellas la utilización de capas gruesas de refuerzo en hormigón asfáltico, la modificación de los ligantes asfálticos (polímeros, fibras, gomas, etc.) , el uso de capas intermedias reforzadas, el sellado previo de las juntas, el uso de capas granulares intermedias (conocidas también como capas de bloqueo), el uso de capas denominadas intermedias (aplicadas convencionalmente entre el pavimento deteriorado y una nueva capa asfáltica). Las soluciones combinadas se pueden introducir con el objetivo de mejorar el problema de las reflexiones de estas fisuras.


El objetivo de las capas intermedias es hacer que las tensiones de tracción y de cizallamiento, generadas por la acción del tráfico y potenciadas debido a las fisuras, sean absorbidas parcialmente en esta capa. Existe cierta diversidad en la nomenclatura adoptada para estas capas intermedias, generalmente derivadas de la terminología en inglés, como SAMI (Stress Absorbing Membrane Interlayer), RCRI (Reflective Crack Relief Interlayer), o incluso SRAM (Stress Relief Asphalt Mixture).


Dependiendo del término adoptado, los autores pueden estar refiriéndose a algún tipo de geosintético (mallas o geotextiles) o incluso a una capa asfáltica con características de mayor calidad. Las mallas y los geotextiles se aplican en el pavimento como refuerzo estructural (tanto en pavimentos nuevos, como en rehabilitaciones) con el objetivo de aumentar la resistencia mecánica del conjunto, mejorar la impermeabilización del sistema y retardar la reflexión de fisuras provenientes de las capas subyacentes. Las capas asfálticas antirreflexión de fisuras están diseñadas para disipar energía a través de deformaciones horizontales y verticales, permitiendo así el movimiento (vertical/horizontal) de las subcapas, sin causar grandes tensiones de deformación en el refuerzo/revestimiento.


Independientemente de la tecnología a emplear, es de fundamental importancia el conocimiento acerca de las condiciones de la infraestructura remanente antes de aplicar cualquiera de las soluciones mencionadas, ya que cuando la severidad de la fisuración es en grado elevado, la aplicación de estas tecnologías puede no ser la solución más adecuada de rehabilitación.




Este artículo fue producido sobre la base de pesquisa realizada en los principales canales de información del mercado de transporte. Las afirmaciones aquí contenidas no representan el posicionamento de Volvo.

Insertar un nombre válido
Insertar un teléfono válido
Gracias por inscribirse en la newsletter.

En breve usted recibirá novedades sobre el mercado de la construcción de carreteras.
Hubo un error al enviar
Por favor, complete todos los campos que se destacan en rojo.

Últimas Noticias

Ver todas as noticias